Rizartrosis
Principal Mapa Web Webmaster Català
Principal
Arriba
Rizartrosis
Hallux Valgus

 

NOVEDADES

En este enlace encontrará información sobre las enfermedades reumáticas más comunes.

Descargue el "Manual de Consejos para el Invierno" (164 Kb).


  NUESTRO FORO

Instituto Ferran de Reumatología
suscribir
dar de baja

ARTROSIS TRAPECIOMETACARPIANA (RIZARTROSIS)

 

La artrosis de la articulación del primer metacarpiano con el hueso trapecio (base del pulgar) es frecuente con el paso de los años, de manera que un cierto grado de artrosis en el anciano, particularmente en la mujer, es casi la norma. Se habla a menudo también de rizartrosis del pulgar.

Esta articulación muy móvil y de gran utilidad en las acciones de prensión (pinza) y manipulación razón por la cual es de un gran uso y de mucha utilidad en la vida cotidiana. Probablemente por ello su afectación conlleva molestias en la mayoría de los casos.

El nivel de molestias, sí es variable, según el trabajo y la idiosincrasia de cada paciente y oscila entre molestias y limitaciones según los pacientes modestas, a dolores e impedimentos notables. También es cierto que el grado de molestias suele ser variable en el curso de los años y se puede hablar de brotes de la enfermedad en algunos casos. La actividad laboral ó profesional también pesa mucho en el grado de percepción de las molestias. Es de esperar una actitud diferente entre una costurera y una cantante por ejemplo, frente a este mismo problema.

A la exploración se aprecia limitación de la movilidad articular, de manera que el grado de excursión del metacarpiano primero está limitado. La movilidad en más o menos dolorosa y lo es casi siempre si se fuerza esta movilidad. 

A veces el dolor se acompaña de ligeros a moderados signos inflamatorios. Ello es particularmente así cuando la evolución es a brotes. Con el tiempo y en el curso de los años suele imponerse la limitación al dolor. Es característica la atrofia progresiva de la musculatura de la eminencia tenar, de tal manera que deja de ser una eminencia y se convierte en una zona aplanada en continuidad con la palma de la mano, por esta razón es importante, ante los primeros síntomas, acudir a un reumatólogo, pues probablemente la fuerza que hayamos perdido, no se podrá recuperar posteriormente.

A medida que pasan los años se asiste a la evolución hacia una deformación con tendencia a una progresiva subluxación del primer metacarpiano sobre el trapecio. La base del primer metacarpiano se desplaza en forma de subluxación dorsal. La cabeza del metacarpiano se desplaza en adducción y la primera falange se hiperextiende. Este componente de subluxación añade un factor de peor pronóstico que influye en la elección del tratamiento.

La radiografía palma-placa mostrará signos de artrosis con osteofitos, también en el borde cubital de la base del primer metacarpiano ocupando el espacio que le
separa de la base del segundo metacarpiano, de manera que hay una separación progresiva y una tendencia a la subluxación. Es frecuente la pérdida de la línea articular, la esclerosis subcondral en zonas ó en toda la articulación. A veces se observan geodas con ribetes esclerosos ó quistes intercalados y también pequeñas calcificaciones desperdigadas próximas a la articulación. La artrosis a menudo desborda la articulación trapeciometacarpiana e interesa también la articulación trapecio trapezoide y la articulación trapecio escafoides. 

El tratamiento pasa por tranquilizar al paciente, explicándole la clínica y la evolución habitual para, si estamos ante una fase de brote, proceder a la aplicación de una férula de inmovilización. Una férula que inmovilice el primer metacarpiano en posición neutra. Esta férula muchas veces es útil aunque se aplique solo durante el descanso nocturno y en estas condiciones es aceptada por la mayoría de los pacientes.

La asociación de aplicaciones de calor local, en diversas formas ( diatermia, microondas, ultrasonidos, baños de agua caliente ó de parafina, etc. ) ó la adición de algún antiinflamatorio usado intermitentemente puede ser de ayuda, particularmente en las formas en que la evolución es a brotes. Actualmente disponemos además de fármacos que modifican el curso natural de la artrosis y pueden ser eficaces para frenar la evolución de la rizartrosis.

El recurso de la infiltración ya sea con corticoides o con otros productos, debe ser seleccionado minuciosamente por su reumatólogo y en muchos caso, no está indicada.

La cirugía estará indicada frente al fracaso del tratamiento médico por parte del reumatólogo y entonces se deberá escoger entre las múltiples técnicas quirúrgicas que se plantean. La indicación de cada una de estas técnicas dependerá de varios factores ( edad, tiempo de evolución, tipo de trabajo, estado general, enfermedades asociadas articulares o no, nivel de formación intelectual, etc. ). Una de las prótesis de mejor resultado es la de Calandruccio, que consiste en la interposición de una esfera entre las supeficies articulares afectadas.

 En el Instituto Ferran de Reumatología, el planteamiento quirúrgico de la rizartrosis depende de la Unidad de Cirugía del Reumatismo que dirige el Dr.Joan de Quadras.

Esta enfermedad ósea obligó al genial pianista, Franz Listz a reducir su repertorio a partituras que no obligaran tanto a la abertura de la mano.
 


aLe recomendamos que acceda a nuestro Foro de Pacientes, donde podrá contactar con otros afectados y con profesionales, obteniendo información veraz y contrastada.

aPuede ampliar información en el siguiente enlace externo.

 

 
Copyright  © 1999-2008 . Institut Ferran de Reumatología, S.L. Última Modificación : 03/11/2012