Web Médica Acreditada por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona. Puede acceder para verificarlo.

Miop.Metabólicas
Principal Mapa Web Webmaster Català
Principal
Arriba
Historia SFC/ENMI
Tratamiento
Laboratorio Fatiga
25 % SFC
Neurocognitivo
Mitocondrial
Miop.Metabólicas
Otras...

 

TESTS SFC

Utilice nuestro Auto-Test Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) para valorar sus posibilidades de padecer el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

Acceda al Listado de Síntomas del CDC en su versión de 2005

 

DE INTERÉS

Ayúdenos !. Pulse en la tarjeta FibroCARD para apoyar de forma efectiva la investigación en FM y SFC (enlace externo a "la Caixa")

 


Programa de actividad física en Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) (pdf 70 Kb)


Infórmese sobre el "Registro de pacientes con Fibromialgia y/o Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)".

 


Acceda a toda la bibliografía sobre Miopatías Metabólicas a través de PubMed©

FOLLETOS SFC

Todo Sobre el Síndrome de Fatiga Crónica.

El niño con Síndrome de Fatiga Crónica.

Folleto sobre el Grupo de Ayuda Mutua. *

Viviendo con Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) *

Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) *

Folleto para familiares y amigos *

Get Adobe Reader logo

* Material de la AASFC/ENMI.


MIOPATÍAS METABÓLICAS (MiMe)

 

Son causa de fatiga anormal persistente.

La expresión "miopatía metabólica" equivale a decir "enfermedad metabólica de los músculos". Son un grupo de enfermedades de difícil diagnóstico en las que predomina la incapacidad o intolerancia para el ejercicio o la actividad físicas. Pueden confundirse con un Síndrome de Fatiga Crónica y deben ser descartadas en el proceso de diagnóstico diferencial de cualquier cuadro persistente de fatiga anormal sin causa aparente.

En este grupo de enfermedades musculares se alteran algunas de la reacciones químicas que son imprescindibles para la correcta producción y almacenamiento de energía en la célula muscular o miocito.

Los músculos, para cumplir adecuadamente con su función en el momento en que son solicitados, necesitan disponer de mucha energía, almacenada, casi siempre, bajo la forma de moléculas de adenosin-trifosfato o ATP.

Esta energía procede normalmente de los hidratos de carbono y las grasas de la alimentación almacenados en el músculo como combustibles bajo la forma de glucógeno, o bien extraerse directamente de la sangre circulantes bajo la forma de glucosa y de ácidos grasos.

Si la cuantía de la energía disponible en los músculos está por debajo de la normalidad, su fracaso funcional se manifestará clínicamente con una serie de síntomas.

El síntoma característico de una miopatía metabólica es la intolerancia al ejercicio físico, que se manifiesta por un cansancio casi siempre al inicio de la actividad muscular, aunque en algunas miopatías sólo aparece al terminar el ejercicio o bajo la forma de una muy enlentecida capacidad de recuperación (similar a las miopatías mitocondriales), manteniéndose la capacidad inicial puntual de esfuerzo.

Junto a la sensación de cansancio, el paciente que sufre una miopatía metabólica puede referir dolor y calambres. A veces el dolor es el síntoma predominante (25% de los casos).

Cuando los episodios dolorosos de las miopatías metabólicas son intensos, suelen ser la manifestación clínica de un proceso de degradación aguda de la estructura del músculo conocido como rabdomiolisis, característico de la miopatía metabólica por deficiencia de la carnitina-palmitoil.transferasa.

Durante la crisis de rabdomiolisis se libera mioglobina del músculo, cuya presencia en la orina (mioglobinuria) se pone de manifiesto por el color rojizo intenso que aquélla adquiere (mioglobinuria).

La mioglobinuria puede provocar lesiones renales si no es tratada urgentemente de forma apropiada, mediante la administración de líquidos por vía intravenosa.

Las diversas miopatías metabólicas se diferencian por la sustancia química ausente en la secuencia del proceso metabólico del tejido muscular que conduce a la producción y almacenamiento de energía en las mitocondrias de las células musculares o miocitos.

El diagnóstico de las miopatías metabólicas debe ser preciso y puede requerir técnicas diagnósticas como la biopsia mucular o cutánea, análisis genéticos, pruebas de isquemia con determinación de lactato/amonio , electromiograma, y otras.

Las miopatías metabólicas se clasifican en tres grandes grupos:

A- Producidas por la alteración en el metabolismo del glucógeno: Glucogenosis musculares

B- Producidas por alteraciones en el metabolismo de los lípidos o del ATP.

C- Por defectos de la cadena enzimática mitocondrial (ver mitocondriopatías).



A- Glucogenosis

Se puede dividir a su vez en dos grupos: Las que cursan con debilidad muscular y las que cursan con intolerancia al ejercicio.

A1) Deficiencia de la maltasa ácida: Conocida también como glucogenosis tipo 2, enfermedad de Pompe o glucogenosis generalizada.

Puede iniciarse en la infancia (forma infantil de la enfermedad de Pompe) o en la edad adulta y se hereda con carácter autosómico recesivo.

Provoca una progresiva debilidad muscular que afecta especialmente a los músculos del tronco (músculos respiratorios) y de la raíz de los miembros (miopatía proximal). - Deficiencia de enzimas bifurcadoras: Glucogenosis tipo 3 o enfermedad de Cori o Forbes.

Puede iniciarse en la niñez o en la edad adulta y se hereda con carácter autosómico recesivo.

Afecta especialmente al hígado y la debilidad muscular suele aparecer más tarde, siendo más pronunciada en los músculos de los antebrazos, manos, parte inferior de las piernas y pies.

A2) Deficiencia de fosforilasa muscular: Glucogenosis tipo 5 o enfermedad de McArdle.

Acúmulos de glucógeno en la Enfermedad de McArdleCon un inicio que puede ser en la niñez o en la edad adulta, es heredada con carácter autosómico recesivo.

Provoca intolerancia al ejercicio, sobre todo si es intenso, con calambres, dolores y debilidad muscular.

A3) Deficiencia de fosfofructoquinasa: Glucogenosis tipo 7 o enfermedad de Tarui.

Con inicio desde la infancia a la edad adulta, se hereda con carácter autosómico recesivo.

Se manifiesta con intolerancia al ejercicio dolor, calambres e incluso mioglobinuria.

A4) Deficiencia de fosfogliceratoquinasa: Glucogenosis tipo 9.

Inicio desde la infancia a la edad adulta, con herencia recesiva ligada al cromosoma X.

Se manifiesta clínicamente con anemia, esplenomegalia, retraso mental y crisis epilépticas. Con menos frecuencia puede condicionar debilidad muscular, calambres y mioglobinuria.

A5) Deficiencia de fosfogliceratomutasa : Glucogenosis tipo 10.

Inicio desde la niñez a la edad adulta, con herencia autosómica recesiva.

Provoca intolerancia al ejercicio, dolores musculares, calambres y, a veces, mioglobinuria.

A6) Deficiencia de deshidrogenasa de lactato: Glucogenosis tipo 11.

Se inicia en la juventud y se hereda con carácter autosómico recesivo.

Se manifiesta con intolerancia al ejercicio y crisis de mioglobinuria. Son frecuentes las erupciones cutáneas asociadas.

B- Miopatías por defectos en el metabolismo de las grasas:

B1) Deficiencia de carnitina: Se inicia en la niñez y se hereda con carácter autosómico recesivo.

Esta miopatía metabólica progresa lentamente, afectando al músculo cardíaco y a los músculos de las raíces de los miembros superiores e inferiores.

La deficiencia de carnitina puede ser secundaria a otras enfermedades metabólicas (deficiencia secundaria de carnitina) o consecuencia de una mutación en el gen que expresa la proteína responsable de transportar la carnitina a la célula (deficiencia primaria de carnitina).

B2) Deficiencia de la carnitina-palmitoil-transferasa: Miopatía muy rara con inicio en la juventud con herencia de carácter autosómico recesivo.

La intolerancia al ejercicio y los calambres suelen producirse después ejercicios prolongados e intensos, incluso después de varias horas de haber terminado la actividad física.

Suele provocar crisis de rabdomiolisis.

B3) Deficiencia de la mioadenilato desaminasa: Inicio en la edad adulta con herencia de carácter autosómico recesivo. Produce un defecto en el reciclado del ATP.

La mayoría de las personas con esta deficiencia son asintomáticas, mientras que sólo algunas presentan síntomas de intolerancia al ejercicio muscular.

 


MATERIAL ADICIONAL DE INTERÉS

aPuede acceder (enlace externo) a un interesante y actualizado artículo sobre el tema.

aLe sugerimos que acceda a nuestrá página de "Investigación" donde podrá conocer nuestras líneas de trabajo.

a Puede acceder a un listado con otras unidades de diagnóstico del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) en el listado de Centros Diagnósticos del Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Sanidad y Consumo).  http://iier.isciii.es/er/prg/er_bus5.asp?cod_enf=540. Si tiene dificultades de conexión puede acceder al pdf de la página (21 Kb.) actualizado en fecha 11-12-2005.

aLe recomendamos que acceda a nuestro Foro de Pacientes, donde podrá contactar con otros afectados y con profesionales, obteniendo información veraz y contrastada o bien que contacte con la Fundación para la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) , donde podrá ser informado de las Asociaciones de Pacientes más próximas a su domicilio que satisfacen las normas de calidad del IFR.

 

Copyright © 1999-2014 . Institut Ferran de Reumatología, S.L. Última Modificación : 30/12/2013